inicio


Después de aquella noche, el señor Von Win quiso hablar con su esposa pero no hubo forma que entendiera que esto le ocurría desde pequeño. Pero Yvette insistía que era cosa del demonio. Y así, una mañana despertó sólo en la cama de matrimonio. – Pili Egea AtienzaFrases Célebres
■ Eventos en el cole y en Sevilla

Top